Lecciones de una reconstrucción para el volcán de La Palma

Lecciones de una reconstrucción para el volcán de La Palma

El 8 de febrero de 2015 se dio por terminada la última erupción volcánica que ha sufrido Cabo Verde. Quien la provocó fue el estratovolcán Pico do Fogo (Pico de Fuego) que, tras 19 años dormido, volvió a mostrar su cara más temible. Las escorrentías de lava que expulsó el volcán sepultaron varios localidades, entre ellas, un pequeño pueblo de apenas 1.000 habitantes llamado Chã das Caldeiras (llanura de la caldera). Dos años después, sus coladas empezaron a ser repobladas sin ningún tipo de control por los habitantes de la zona que querían regresar cuanto antes a la vida que les había hurtado el volcán. El problema adquirió tal magnitud que el Gobierno de Cabo Verde tuvo que tomar cartas en el asunto y buscar ayuda para mejorar la planificación del nuevo terreno. Acudió entonces a la sociedad pública canaria Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental (Gesplan) quienes elaboraron para ellos un plan urbanístico o recuperación, como ellos prefieren llamarlo de la nueva urbe basándose en tres características: las casas tenían que ser de bajo coste, el pueblo debía poder evacuarse rápido y la población tener capacidad para ser energéticamente autosuficiente. Tres años después de elaborar aquel plan que ha dado una segunda vida a Chã das Caldeiras, quienes trabajaron en ello tienen un nuevo desafío: reconstruir las más de 1.000 hectáreas sepultadas por la lava del volcán de La Palma. 

Seguir leyendo….